martes, 28 de abril de 2009

Pongo (traducido) un poco del correo que me mandó hace unos días Alisau:

Voy a mostraros las diferencias entre el castellano y el valenciano, porque son más que las propias traducciones de las palabras:

En castellano se dice "perro viejo" donde en valenciano se dice "gat vell" (gato viejo).

El premio gordo de la lotería es un masculino en castellano "el gordo", mientras que en valenciano es femenino "la grossa" (la gorda).

De la mujer de San José en castellano se destaca que sea "Virgen" y en valenciano que sea "Mare de Dèu" (madre de Dios).

En castellano se pagan "impuestos", que viene de imponer y en valenciano se pagan "contribucions" (contribuciones) que viene de contribuir.

Los castellanos desvergonzados lo son del todo, no tienen nada de vergüenza, mientras que los correspondientes valencianos tienen "poca vergonya" (poca vergüenza).

En castellano se celebran cada año las "Navidades", mientras que en valenciano con un solo "Nadal" (Navidad) anual tenemos bastante, como se tiee bastante con un "bon día" (buenos días) y un "bona nit" (buenas noches) cada veinticuatro horas, mientras que en castellano se dice "buenos días" y "Buenas noches". ¿Para qué tantos?

En la meseta se ve que lo dan todo: "dar besos", "dar un abrazo", "dar un paseo", "dar la mano", mientras que en valenciano se da más bien poco, lo que hacen es "pegar besets", "pegar una abraçada", "pegar una volta" o incluso, "chocar la mano". En castellano "dan miedo", mientras que en valenciano nos lo creemos nosotros mismos porque "fem por" ("hacemos miedo").

En fin, las diferencias son múltiples y aún se podría continuar con una larga lista. A pesar de eso, tengo que decir que yo me considero más castellana que valenciana. De hecho, lo segundo no me lo considero en absoluto... ¿te acuerdas Ali? jajajaja El hecho de que me considere más lo primero que lo segundo es por una cuestión muy sencilla: soy castellano parlante, debido a la procedencia de mi familia. El hecho de que lo segundo no me lo considere en absoluto es otra historia que no me gusta ir diciendo a los cuatro vientos, aunque sea lo que siento jajaja.

1 Comment:

  1. àngela said...
    A mi me mandaron un e-mail que era genial, eran insultos que un Valenciano le podía decir a un castellano este verano, hacia mucha gracia porque veias que lo llenaba de insultos pero su traducción era de lo más suave posible

Post a Comment