sábado, 17 de enero de 2009

Hoy no he tenido uno de mis mejores días, me he sentido un poco chafada por tonterías al fin y al cabo pero hace un rato, esas tonterías hasta me han hecho estar a punto de ponerme a llorar... Entonces, me he acordado que una vez me mandaron este monólogo por correo electrónico y me hizo reir muchísimo, así que aquí os lo pongo, espero que os haga sacar alguna risilla.... jeje






Voy a contarles mi historia. No es una historia de amor ni tiene un final feliz, pero es la única que tengo por haber nacido así: feo, muy feo. Cuando nací, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre "Hicimos lo que pudimos...pero salió". Mi madre no sabía si quedarse conmigo o con la placenta. Como era prematuro me metieron en una incubadora... con vidrios polarizados.

Mi madre nunca me dio el pecho porque decía que solo me quería como amigo. Así que en vez de darme el pecho, me daba la espalda. Es por eso que debo haber quedado pequeño, tan pequeño que en lugar de ser enano, soy profundo. De niño iba por los cuarteles para que me gritaran: ¡alto!, ¡alto!.

Yo siempre fui muy peludo. A mi madre siempre le preguntaban: Señora, a su hijo ¿lo parió o lo tejió?.

Mi padre llevaba en la cartera la foto del niño que venía en la cartera cuando la compró. Pronto me dí cuenta que mis padres me odiaban, pues mis juguetes para la bañera eran una radio y un tostador eléctrico.

Una vez me perdí. Una vez le pregunté al policía si creía que íbamos a encontrar a mis padres. Me contestó: "No lo sé, hay muchos lugares donde pudieron haberse escondido"

Mis padres tenían que atarme un trozo de carne al cuello para que el perro jugara conmigo. Sí, amigos, yo soy feo, tan feo que una vez me atropelló un coche y quedé mejor.

Cuando me secuestraron, los secuestradores mandaron un dedo mío a mis padres para pedir recompensa. Mi padre le contestó que quería más pruebas. Yo creo que no pagaron el rescate porque en casa éramos muy pobres. Pero eso sí, a pesar de nuestra situación económica, somos muy honrados. Mi padre era tan honrado que un día encontró trabajo y lo devolvió. Por eso tuve que trabajar desde pequeño. Trabajé en una tienda de animales y la gente no paraba de preguntarme cuánto costaba yo...

El psiquiatra me dijo un día que yo estaba loco y como yo le dije que quería escuchar una segunda opinión, me dijo que además de loco era muy feo.

Una vez, cuando me iba a suicidar tirándome desde la azotea de un edificio de 50 plantas, mandaron a un cura a darme unas palabras de aliento. Sus palabras fueron: "En sus marcas, listos..."

El último deseo de mi padre antes de morir era que me sentara en sus piernas... Lo habían condenado a la silla eléctrica....

7 Comments:

  1. VeRo said...
    Vaya con el monólogo...pobre desgraciado jajajajaja! bueno, me ha sacado unas risas, y en estos tiempos dificiles, nunca viene mal...

    Cuidate y que todo poco a poco se vaya solucionando...

    Un beso
    barca0014 said...
    Joder... jajajajajajjaja, pero de quien es este monologo??? jaajajjajajaja, que bestia todo...

    Tu primer parrafo.. ya sabes que esas cosas pasan, sientate ha hablar y quejate... pero que no se te caiga una lagrima por eso... vale??

    Biquiños!!
    luz blanca said...
    Q fuerte no???,menos mal q es un monologo de humor....q si no no veas ,pobre personaje.
    Si me permites te escrio aquí mi impresión sobre el post de la INEM, q se me pasó....entonces yo con mis hijos q hago cuando les llegue la edad ,van a la universidad o no???,q fuerte me parece,x telefono saben si una persona universitaria o no ,está capacitada para trabajar,o realizar ese trabajo en cuestión eso va dentro de cada cúal,las ganas y el empeño.BESOS.
    *Lorena* said...
    Jajajja ya me acuerdo de este monologo!no es de un chico bajito con gafas asi gordito??me suena un monton..la verdad q si q es un poco bruto el tio,pr esta muy bien.
    Cris,quiero verte animada eh! Baila bajo la lluvia..aunque cojas un catarro (como dice Barca..jajaj)1 besote =)
    MARI said...
    A veces las tonterías son las que más duelen...gracias por ese monologo... gracias por regalarme unas risas desde la distancia...
    Proyecto de Escritora said...
    Me gustan mucho los monólogos de estos, tipo el club de la comedia, buenafuente o el hormiguero, y este es muy gracioso. Me suena de haberlo oído ya alguna vez, pero siempre está bien recordarlo.
    :)

    Bsos!
    àngela said...
    Vaya monólogo, pobre niño.

    Hay que buscar cosas alegres para momentos tristes :)

    Besos

Post a Comment