domingo, 12 de julio de 2009

SECRETOS DE NECESSER

Cuando era pequeña me gustaba coger el maquillaje de mi madre y pintarrajearme toda la cara, sobre todo los labios. Supongo que muchas de nosotras lo hacemos cuando somos pequeñas.

Creo que la primera vez que me maquillé, por decirlo de alguna manera, fue cuando tenía 15 ó 16 años, para salir los sábados y cuando tenía alguna cena de clase o con las amigas. Pero no sé por qué no me gustaba maquillarme, me veía rara, así que dejé de hacerlo y cuando salía por la noche lo único que hacía era pintarme los labios.

Pero claro, cuando empecé a fumar (a los 17 años) pues no me gustaba que se me manchara el cigarro y prefería fumar cuando no los llevaba pintados, porque tampoco me sabía igual, asi que ahora, aún sigo con esa manía y nunca, nunca me los pinto. ¡¡No me gusta!!

Hace ya unos años, no recuerdo cuántos, empecé más a menudo con la sombra de ojos y demás hasta que para mí se ha convertido en una costumbre. Me encanta pintarme los ojos, sobre todo de negro o de tonos oscuros, y ahora no salgo a la calle sin la raya del ojo ni sin rimmel... Manías que tiene una...

¡¡No sin mi rimmel!! jajajajaja


http://unlugarparaelfutbol.blogspot.com/
http://granhermano11-2009.blogspot.com/

2 Comments:

  1. Angelosa said...
    Pues yo no salgo nunca de casa sin los labios pintados, es una mania, si alguna vez se me olvida es como si fuese desnuda jajaja. La verdad que quedamos mucho mejor con un poco de salúd de bote, ganamos mucho jajajja.

    Un besote
    Lorena said...
    Riiimeeeelll!!me encanta el rimel,y la rayita negra..eso no lo perdono!! Eso si,el rimel tiene que ser de este q tiene blanco y negro,alargar y todo el rollo..jajaj
    Beso guapa!

Post a Comment