sábado, 22 de agosto de 2009

HACERNOS MAYORES...

El otro día mientras trabajaba, paré un momento a fumar un cigarro en un banco. Al ratito de estar allí, llegó un señor mayor (al cual yo le echaba unos 75 u 80 años, más o menos).

Desde el primer momento me transmitió ternura. Me pidió amablemente si se podía sentar a mi lado porque venía muy cansado. Por supuesto le dije que sí. Y el hombre se puso muy contento y me dio las gracias.

Yo seguí a mis cosas (básicamente, escuchar música y fumar), pero el hombre se puso a hablarme, así que me quité los cascos y le escuché.

Se puso a contarme un montón de cosas de cuando era joven, de cuando le tocó ir a la guerra, cuando se casó con su mujer y ésta se murió años más tarde, cómo luego conoció a otra mujer y un montón de cosas más...

Vengo a contar esto porque me llamó mucho la atención el estado del hombre. Con la cabeza muy en su sitio, alguna arruga y un bastón- Y 98 años a la espalda... Realmente envidiable.

Lástima que cuandos nos hacemos mayores no todos lleguemos en ese estado...


http://unlugarparaelfutbol.blogspot.com/
http://granhermano11-2009.blogspot.com/

3 Comments:

  1. Carlos said...
    A los noventaiocho años que una persona vaya sola por la calle y pueda hablar con fludez es muy curioso,ya se que hay gente muy mayor en buen estado de salud,pero no la suficiente como para encontrartela todos los dias..
    Yo me pararía a escuchar sus anéctodas y experiencias,seguro que tiene una buena colección para elegir.
    Angelosa said...
    Que razón llevas que no todos llegaremos a esa edad y si llegamos seguro que no será con la lucidez de ese abuelillo, es una pasada como algunos de nuestros mayores nos dan cien vueltas a muchos de nosotros. Ahhh y no fumes mucho jajaja. Un besazo.
    joselop44 said...
    Es una alegría llegar a así de bien y de lúcido a esa edad. me ha gustado mucho cómo has escrito la entrada de hoy.
    Un abrazo.

Post a Comment