lunes, 24 de agosto de 2009

EN BUSCA DEL CHICO DE ROJO...

Como cada día, Sonia se levantaba temprano para ir a trabajar. Todos los días le parecían iguales, siempre la misma rutina, siempre el mismo ritmo de trabajo, siempre la misma gente. Nada cambiaba nunca.

Aquel día Sonia estaba más contenta, pues el jefe le dio permiso para terminar un poco antes su jornada. Con lo cual, le daría más tiempo a hacer sus cosas.

"Por fin podré tomarme un café tranquilamente con Lydia", "o ir de compras", pensó ella. Poder escaparse unos minutos antes era mucho para ella, ya que nunca tenía apenas tiempo para sí misma.

Ese miércoles, a media mañana, cuando Sonia salió de la oficina para almorzar, algo pasó. Algo cambió.

Encontró a un chico, vestido de rojo, nuevo en la ciudad. Iba solo. Con una bicicleta y estaba perdido. Sonia se quedó prendada de sus ojos azules y de su sonrisa. El chico le pidió ayuda amablemente y Sonia, tartamudeando las palabras, le ayudó.

No cruzaron ninguna palabra más, pero sí varias miradas. Y ahí quedó todo.

Al día siguiente, Sonia volvió a salir a almorzar. Pasó por la misma calle que el día anterior, pues siempre iba a la misma cafetería.

Y allí, en aquella misma calle del Capitán Casjana, volvió a aparecer el chico de rojo. Otra vez de rojo y otra vez con su bici. A la mimsa hora.

Se saludaron y sonrieron. Hablaron unas pocas palabras y cada uno desapareció por su lado.

Desde aquel día, inevitable e intencionadamente, Sonia vuelve a pasar por la calle del Capitán Casjana a la misma hora.

Pero el chico de rojo no ha vuelto a aparecer...

(...)


http://unlugarparaelfutbol.blogspot.com/
http://granhermano11-2009.blogspot.com/

2 Comments:

  1. Carlos said...
    Algún dia Sonia volverá a coincidir con el,la vida es así.
    Basta que pase el tiempo y deje de pensar en el,para que aparezca como si del primer dia se tratara.
    Angelosa said...
    Tambien pienso como Carlos, volveran a coincidir y a lo mejor hasta llegan hablar, el mundo es un pañuelo y donde menos te lo esperas salta la liebre, me ha gustado mucho esta historia que nos has contado. Un besazo guapa

Post a Comment